CONTENIDOS /TECNOLOGÍA 6 minutos de lectura

De qué hablamos cuando
hablamos de botellas de papel

DG Guillermo Dufranc

Autor

DG Guillermo Dufranc

Publicado

10/06/2021

El día que la leche venga en bolsita

Técnicamente hablando, la botella de papel no es realmente una botella de papel. Es una botella compuesta de papel y plástico. La tapa puede ser de plástico o metal, pero el interior de la botella está hecho de una fina capa de plástico, más fina de lo que se necesita para una botella exclusivamente de plástico

Antecedentes de la botella de papel 

En 2005 la empresa GreenBottle inventó una botella de papel, en principio orientada a solucionar el problema del gran volumen de botellas vacías en los vertederos debido a que la gente dejaba las botellas de plástico tapadas.

La GreenBottle primero se utilizó para el sector lácteo y, posteriormente, Seventh Generation, en 2011, lanzó su jabón líquido para ropa. El vino californiano PaperBoy fue la primera botella de papel para vino lanzada en 2013. 

La cuestión es que la botella de papel tiene una bolsa de plástico adentro, y el consumidor tiene que separarla de la carcasa de cartón. La otra opción es que la separación se realice durante el proceso de reciclaje (proceso de repulsión del papel). Esto también pasa con las botellas plásticas o de vidrio de las que debe separarse la etiqueta y tapa. 

Algunos de los revestimientos interiores utilizan un mínimo de plástico que puede llegar a representar hasta un 70% menos de material que el de una botella plástica convencional. Siempre que sea posible, debería utilizarse plástico reciclado postconsumo. Algo que reduciría la necesidad de material virgen. 
La empresa Pulpex Limited lanzó en julio de 2020 una botella de papel que aseguran es 100% libre de plástico. Se fabrica con pulpa de madera de origen sostenible y se degrada de forma natural. 

Las iniciativas de las botellas de papel

Las iniciativas de las botellas de papel existen básicamente para sustituir los envases de PET y de vidrio. El problema del PET es su bajo índice de reciclabilidad y las pocas o nulas posibilidades de reuso.

El plástico interior puede ser reciclado o bien compostado, pero eso sería útil si se puede asegurar que se composte en domicilios, en puntos de venta, en la empresa que lo produce o en el municipio. El problema radica en que muchos bioplásticos compostables no ofrecen las propiedades de barrera a la humedad y olores que tiene el PET.

El vidrio, en cambio, permite la posibilidad de reciclarlo muchas veces, y el reuso para la recarga en locales o en domicilios, o también ser lavados y rellenados. Para eso, se necesita que el fabricante tenga puntos de recogida en tiendas o los pase a buscar por lugares acordados con los consumidores.

¿Para qué es buena la botella de papel?

Las botellas de vidrio se transportan varias veces en su ciclo de vida: Primero el fabricante las envía vacías a los productores de bebidas que llenan y las luego las envían (más pesadas) a los punto de venta minoristas. Posteriormente, con suerte, los consumidores llevan las botellas a puntos de acopio y de ahí se transportan otra vez vacías para su reciclaje. Y así la historia vuelve a empezar. 

Se gasta muchísima energía por las millones de botellas que se trasladan de un lado a otro. Como muchos envíos se llenan por peso, algunos camiones viajan con su capacidad a la mitad porque llegaron al peso máximo, desperdiciando espacio vacío.

En cambio, las botellas de papel pueden enviarse apiladas como cartones de huevos, sin desperdiciar espacio y, al ser livianas, los camiones pueden llenarse a tope. El ahorro de energía es enorme en ese punto.

Por otro lado, las botellas de plástico están hechas de derivados del petróleo. No sólo la producción supone un peligro para el medio ambiente, sino que la eliminación de residuos es también una carga enorme.

Si se incinera el plástico se producen vapores tóxicos y así contaminan el medio ambiente. La mayor parte del plástico va a los vertederos, puede durar quien sabe cuantos cientos de años y encima desprende microplásticos.

Muchos de los gobiernos del mundo están tomando medidas para prohibir el uso de plásticos de un solo uso o crean impuestos para hacer que el material sea más caro. El uso de plástico reciclado en parte reduce la necesidad de extracción vírgen, pero eso no detiene la demanda de este material.

Algunos interrogantes 

¿Tiene una menor huella medioambiental (recursos vírgenes, energía, transporte, CO2, etc.) que las botellas de vidrio y los cartones laminados? Según me comentaron, los envases de este tipo o los multilaminados como Tetra Pak tienen una huella ambiental muy baja porque usan espesores muy delgados de distintos materiales. Pero su gestión en el post-consumo sigue siendo una incógnita.

Lo que es seguro es que la botella de papel no se puede reutilizar, al menos en una primera instancia. Una cosa es que se use para productos de uso ocasional, y otra es para otros de consumo diario intensivo por la alta demanda que esto genera.

El siguiente paso necesario es cambiar el sistema de “usar y tirar” por la reducción, reutilización y rellenado. No puede ser de otra manera. De lo contrario, esto se convierte en una búsqueda infinita de materiales alternativos.

En muchos lugares del planeta, los bosques (incluso bosque primario) y otros ecosistemas naturales fueron sustituidos por plantaciones de árboles de crecimiento rápido para la industria del papel. La madera es un recurso renovable pero si se talan árboles a mayor ritmo del que pueden crecer, el recurso deja de ser renovable.

Está perfecta la gestión responsable de bosques pero NO para sustentar a la cultura del usar y tirar, y a la justificación de la explotación exponencial de los recursos naturales.

Resultado de la batalla entre las botellas de papel versus plástico o vidrio: la solución es el cambio de sistema.

Sobre el autor

Guillermo Dufranc, egresado de la carrera de Diseño Gráfico de Gutenberg. Actualmente se desempeña como Project Manager en Tridimage, agencia líder de Branding, Diseño Estructural y Gráfico de packaging.
Además  gestiona importantes proyectos, organizando workshops, estrategia e implementación con equipos multidisciplinarios. Además, es escritor de numerosos artículos y libros sobre Diseño, Innovación y Sostenibilidad que han sido publicados en las más reconocidas revistas y blogs.


Gestionar con las nuevas tendencias y los nuevos paradigmas

Dra. Patricia Jablonka

Gestionar con las nuevas tendencias y los nuevos paradigmas

El futuro de la lectura

Lic. Guillermo Cácharo

El futuro de la lectura


¿Cómo obtener los blancos perfectos?

Dr. John Anderson             

¿Cómo obtener los blancos perfectos?

¿Te interesa recibir nuestro newsletter? 

Ingresá a este espacio de conocimiento e interacción desarrollado por y para la Industria.
Si te interesa ser parte. Completá el siguiente formulario 

 

PROGRAMA DE MEMBRESÍAS

Sea miembro GUTENBERG, enfrente el cambio acompañado

¿Te estás preparando para las nuevas oportunidades?

El Programa te proporciona las herramientas para implementar un sistema adecuado y sostenible de gestión que derive en el equilibrio del flujo productivo, la minimización de los costos y la optimización de los recursos. 

  • Modalidad a Distancia
  • 6 Módulos - 12 semanas - 36 horas totales
  • Los módulos tienen una duración de 4 semanas de una hora y media cada encuentro.
  • Dirigido al personal de Empresas que se desempeñen en los sectores de Planificación y Control de la Producción, Costos y Presupuestos, Mantenimiento y Almacenes/Lógistica.

© FUNDACIÓN GUTENBERG - 2021 - contenidos@fundaciongutenberg.edu.ar