16 | Agosto | 2017

Alternativa innovadora en la aplicación de materiales para la producción de envases flexibles: Envases Hidrosolubles

Teniendo en cuenta la inmediatez que caracteriza al cambio en las conductas del consumo, el desarrollo del packaging se encuentra en permanente demanda de innovación. Una de sus líneas de investigación corresponde a los envases fabricados con materiales de alta barrera, es decir, aquellos cuya propiedad distintiva es reducir significativamente la interacción del producto con las condiciones del ambiente.

 


En el campo de los envases flexibles, se lanzó una nueva aplicación del alcohol polivinílico (EVOH), el cual se suele utilizar en coextrusiones complejas, caracterizadas por ser altamente eficientes en la protección del contenido del envase (sachet de leche, panificados, bolsas de pañales, etc.).

La novedad en su aplicación es el desarrollo como película de hasta 90 µ, para producir envases monolámina. La producción de monoláminas de EVOH tiene la ventaja de comportarse como material hidrosoluble (incluso a bajas temperaturas). En otras palabras, se trata de un envase “almohada” que literalmente se “disuelve” en agua. Esta característica lo hace amigable no sólo con el medio ambiente por resultar biodegradable y no tóxico, sino que también resulta práctico en el contexto industrial, específicamente respecto a la manipulación de productos. Este diferencial podría considerarse ventajoso desde el punto de vista de Seguridad e Higiene, en tanto protege al usuario del contacto directo con el contenido (por ejemplo en utilización de pesticidas).